En AMUMA trabajamos muy duro para prestar apoyo tanto a la mujer afectada como a su entorno más cercano. Ponemos, asimismo, las bases para evitar cualquier tipo de desajuste a cualquiera de los niveles que nos podamos imaginar.

Por todo ello, desde el mismo momento en el que conocemos el caso concreto, nos ponemos manos a la obra y elaboramos un plan de acción para esa mujer y su entorno. Una serie de acciones destinada a poder sobrellevar este trance del mejor modo posible.

Esta disciplina está completamente orientada a adquirir ciertas  habilidades cognitivas con el objetivo de tomar conciencia de la dolencia. El objetivo no es otro que dotar a la mujer de las herramientas adecuadas para que en todo momento pueda hacer frente a esta situación.

Un servicio que no solo se queda ahí ya que en todo momento se ofrece un asesoramiento personalizado basado siempre en las necesidades individuales de cada mujer.

El grupo de acogida de AMUMA está formado por mujeres, mayores de 18 años, que han superado un Cáncer de Mama y que pueden aportar su punto de vista y sus experiencia a otras mujeres.

Este grupo es realmente importante ya que llena de optimismo a aquellas mujeres que están pasando los peores momentos de su vida. El hecho de tener un referente cerca, como algo tangible, constituye un refuerzo muy positivo desde todo punto de vista.

Mediante una evaluación inicial, los profesionales de AMUMA podrás diseñar rutinas específicas para que las mujeres afectadas por el Cáncer de Mama puedan adquirir ciertos hábitos de vida saludables relacionados con el mundo del deporte.

Asimismo, este tipo de rutinas incide de manera directa en el bienestar de la mujer gracias a la activación del organismo y a la segregación de una serie de sustancias que permiten incluso, desde el punto de vista psicológico afrontar estos momentos mejor.